El Castillo

1-castilloDe él se conserva la cerca interior y dos paredes restauradas de la torre del homenaje.

El castillo actual se debió de edificar en el siglo XV sobre otro anterior de menor tamaño del que hay referencias desde el siglo XIII.

 

 

Fue el máximo exponente del poder del obispo de Salamanca en San Martín ya que en el siglo XVI tenía en esta fortaleza su cárcel particular. Después de haber sido encerrados en la torre de la Catedral Vieja de Salamanca, muchos de los reos terminaban aquí.

Unida a él existe una leyenda que tiene sus antecedentes en la comedia del siglo XVI de Lope de Vega “Las Batuecas del Duque de Alba”, historia de una dama de la familia del Duque de Alba, conde de Miranda del Castañar, destinada a una boda política concertada, que se enamora de un joven caballero de San Martin. Ante la oposición del Duque, se ven obligados a huir, descubriendo en su huida el maravilloso Valle de Las Batuecas.

La leyenda, en versión de Amable García Sánchez ( Hª y leyendas salmantinas ), es la siguiente:2-inmensos_cielos_serranos

“El caso fue que un conde de Miranda tenía una hija, bella y arrogante, que, por razones de Estado, había de ser destinada al primogénito de una influyente casa de Castilla. Pero la hija del conde fue de otro parecer. Llegó a conocer, en justas y otras fiestas celebradas en Miranda, a un joven caballero, vecino de San Martín, que logró enamorarla. Y un día, conocida la repulsa del conde, decidieron escapar al delicioso paraíso de las Batuecas. Anduvieron escondidos unos días en majadas y entre las breñas de estos montes mientras se fue aplacando la furia del conde. Sosegados los espíritus ante lo irremediable, el magnate de Miranda los perdonó y mandó construir el Castillo de San Martín, donde los enamorados vivieron pacífica y felizmente el resto de sus días”

En la actualidad es propiedad municipal y en su interior está ubicado el camposanto, circunstancia que variará a corto plazo ya que ha sido elegido como sede del Centro de Recepción de visitantes de la Reserva de la Biosfera Sierra de Béjar-Sierra de Francia.

Es desde este punto, el más alto de la villa, desde el que podemos admirar la belleza del paisaje que nos rodea y las magníficas puestas de sol que anteceden a la contemplación de los inmensos cielos estrellados en las infinitas noches serranas.

Al pie del castillo encontramos la PLAZA DE TOROS, a base de toscos burladeros de granito, posiblemente del siglo XVII. En su origen guardaba los animales del vecindario. Muy similar a la de Miranda del Castañar (que se dice es la más antigua de España), pero más rústica. Ahora bien eran los toros de la villa de excelente calidad habiendo testimonios de que eran de nuestro pueblo de donde se llevaban para las fiestas de La Alberca.

3-plaza_de_toros_con_rincon_serrano